Pese a las promesas del Kremlin, de nuevo un tribunal ruso ordena la expulsion a Ucrania de un refugiado politico

El periodista independiente, nativo de la ciudad de Kharkov (Ucrania), Andrew Wart, ha hecho publico un nuevo caso de persecución de alto perfil en Rusia contra un activista anti-Maidan natural de Odessa. Si finalmente es deportado este antifascista de ucraniano se enfrentra a una sentencia de prisión por parte de las autoridades de Ucrania.

*Nota de la redaccion: esta noticia ha sido extraida de la web rusa rusvesna.su. Debido a la traduccion deficiente del servidor de internet hemos tenido que suprimir algunas partes del articulo y en otras ocasiones interpretar lo que estaba escrito. Sin embargo creemos que ha quedado de manera que se xplica la situacion de este refugiado ucraniano.

Su nombre es Alexander Popandopulo y logró escapar de la Casa de Sindicatos de Odessa que fue incendiada, en plena fiebre anti-rusa por todo el pais, por una muchedumbre guiada por elementos y grupos de extrema derecha el 2 de mayo de 2014. No recuerda como escapó realmente ya que al haber tanto humo cree que perdió el conocimiento varias veces…

“En la oscuridad no nos veíamos. Luego en el tejado fui recuperando el aliento y me di cuenta de que estaba salvado. Pero el peor momento vino más tarde. Se rumoreaba que los atacantes no estaban dispuestos a mantener ningún dialogo con nosotros (las personas que se habían refugiado en la Casa de los Sindicatos) y que seriamos arrojados desde el tejado. Preocupado de que este momento llegara traté de entender la diferencia entre dónde está la vida y dónde ya no está, dónde está la muerte. Cuando te das cuenta que llega un momento asi y de que no podras volver a acariciar la mejilla de tu hijo…”

Luego la vida continuará pero es como si tutu cuerpo se ha ido. Aún es el dia en que no puede mostrar afecto.”Esta es toda la diferencia entre la muerte y la vida” señala Alexander Popandopulo recordando esos terribles momentos. En el pasado fue activista de un campamento en el campo Kulikovo y activista social antifascista.

Republica de Adygea

Hace poco más de un mes Alexander Popandopulo fue sometido a la ilegalidad burocrática en la Republica de Adygea (Federacion Rusa) pese a que su madre anteriormente había vivído allí.

Todo comenzó cuando intento presentar documentos ante el FMS (la policía rusa) local para obtener la ciudadanía de la Federación Rusa sobre la base de ser hablante ruso pero tuvo una disputa con un funcionario tras lo que fue arrestado y posteriormente condenado a una multa (el asegura que le fueron violados muchos de sus derechos procesales) y a la salida voluntaria y controlada del territorio de la Federación Rusa.

Alexander a través de su abogado apeló contra esta decisión, al parecer claramente ilegal, del tribunal de primera instancia, pero el tribunal de segunda instancia ratifico su condena a ser expulsado ​de Rusia. Alexander informó públicamente del resultado de la apelación el pasado 22 de marzo a través de sus redes sociales.

“Decidí compartir con ustedes cómo terminó la reunión del Tribunal que consideró mi queja contra la decisión del Tribunal de la Ciudad de Maykop sobre mi deportación del territorio de la Federación Rusa. 

La audiencia de apelación en el tribunal estaba programada para el 20 de marzo a las 10,00 de la mañana pero alrededor de las 9,40 cuando ya estábamos en el juzgado (sabiendo que vivimos a 35 km de la ciudad y que salimos en transporte público por adelantado) me llámaron para notificarme que el juicio se aplazaba hasta las 15,00. Aquí es donde algunos de nosotros (estaba con mi madre, un abogado, un representante del Defensor del Pueblo) nos volvimos cautelosos.

Anteriormente, en la primera reunión, el juez nos había animado diciendo que quiere ayudarnos y que todo estará bien que solo era necesario presentar los siguientes documentos a la segunda (esta) reunión:

– Un documento que confirme el cambio de nombre de la madre después del divorcio;
– Un certificado de que mi madre vive sola y con discapacidad (cardiopatía congénita, etc.) y como necesita ayuda diaria, así como mi certificado de nacimiento. Desde que nací, estudié, volví del servicio militar y hasta 1991 trabajé en el lugar de residencia de mi madre.

Recopilamos y presentamos al tribunal todos estos documentos, como antes hicimos con el FMS, pero los documentos no sirvieron para nada. Fue todo una maniobra para demorar el proceso. Los documentos recolectados no se establecieron en la escala de la justicia sino que fueron útiles más bien como papel usado para elinodoro. 

El tribunal tomó la decisión de rechazar la solicitud expuesta en nuestra demanda y mí capacidad para defenderlo.

Por lo tanto, la corte se puso del lado de los falsificadores y los empleados de los órganos internos que distorsionaron los hechos para demostrar su superioridad sobre una persona común y su dignidad con tales métodos …

Las personas que hablan el idioma ruso (el mismo que habla el presidente), tienen su cultura y la fe aparecen en algunas regiones representando una amenaza para el poder regional y aplica contra ellos todas las técnicas posibles e incluso prohibidas. Solo para desacreditar al sujeto, para adosarle la etiqueta de extremista y obligar a que se rinda.

Y no quiero creer que la actitud de Occidente hacia el mundo ruso en el ámbito internacional esté de alguna manera indirecta o mentalmente conectada con la forma en que las autoridades locales de las regiones tratan a las personas en su territorio…”

A pesar de los numerosos argumentos y referencias expuestos por su abogado la decisión del tribunal de primera instancia no se modificó.

Hay que subrayar que las decisiones sobre este caso (y de otros) están en conflicto con la política declarada por el Presidente de la Federación Rusa y las autoridades rusas de facilitar la adquisición de la ciudadanía o el asilo para los ciudadanos de Ucrania que huyeron del régimen de Kiev tras el golpe de Estado de 2014. Estas medidas del Kremlin son en general para reponer a la población de la Federación Rusa a través del flujo de emigrantes rusos desde Ucrania, Bielorrusia, Kazajistán y de Uzbekistan.

“El tiempo mostrará cuál será la continuación, pero siempre debes estar preparado para cualquier cosa” escribió Alexander Popandopulo en las rrss.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *