COMUNICADO DE LA “BRIGADA ALEXEI MOZGOVOI”

 

 

Al amanecer del sábado 20 de enero de 2018 atacamos con cócteles Molotov la Embajada de Ucrania en Atenas, que alberga las residencias, la misión diplomática, el puesto de la policía y los vehículos de la embajada.

Nuestro ataque fue en respuesta al golpe de Estado y al levantamiento nacionalista organizado por Estados Unidos y la Unión Europea a partir de noviembre de 2013 en Ucrania. La ex república soviética, que es una ruta importante para el gas natural de Rusia a Europa, tenía que estar totalmente vinculada a los carros de EE. UU. Y de la UE. Hoy Ucrania está bajo la bota de un régimen golpista, bajo la supervisión del FMI, con batallones de asalto nazi como parte orgánica del ejército oficial.

Nuestro ataque fue una señal de honor para los antifascistas asesinados desde 2013 hasta hoy, y especialmente para las decenas asesinadas en la Casa de Sindicatos en Odessa el 2 de mayo de 2014. También con respecto a los líderes caídos de la lucha antifascista, Alexei Mozgovoi, Mikhail Tolstykh (Givi), Arsen Pavlov (Motorola), y toda la milicia anónima que cayó con las armas en la mano.

Nuestro ataque fue un mensaje de advertencia para el estado griego y los capitalistas. Sobre los intereses, elecciones y planes de los jefes griegos y sus gobiernos: la visita del Ministro de Asuntos Exteriores Venizelos en marzo de 2014 (cuando Grecia ocupó la presidencia de la UE), la declaración del Primer Ministro Samaras de que “hay personas que están luchando por ingresar a la UE” en el momento del referéndum [sobre el llamado “rescate” en 2015], refiriéndose al levantamiento nacionalista de Maidan, la visita de Tsipras a Kiev en febrero de 2017. Pero también para proporcionar atención médica a nazis de la Guardia Nacional ucraniana heridos en el Hospital KAT en Atenas.

Nuestro ataque fue un recordatorio para el movimiento revolucionario y los pueblos del mundo de que las alianzas criminales como la OTAN y la UE no tienen escrúpulos morales. Para defender sus intereses, especialmente en tiempos de profunda crisis capitalista, cuando la gente sufre, financian, equipan y entrenan batallones de asalto nazis, planean provocaciones, organizan golpes de Estado e incitan a “revoluciones de color”.

Nuestro ataque fue una señal de solidaridad con el levantamiento antifascista que estalló en el este de Ucrania en abril de 2014. De honor para la Brigada Fantasma e InterUnit, los voluntarios internacionalistas de todo el mundo que lucharon con él. Solidaridad con el conflicto armado contra el gobierno nazi / neoliberal de Kiev. Con la resistencia popular que se exilia en Donbass y que lucha bajo tierra, en circunstancias particularmente difíciles, en el oeste del país. Especialmente ahora, con la propuesta del presidente ucraniano de establecer una fuerza de la ONU en las regiones de las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, con la aprobación de una ley reciente que describe a las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk como “temporalmente ocupadas” mientras se da plena libertad de movimiento a los militares, y cuando el suministro de armas y armas antitanque desde los EE. UU. al ejército ucraniano puede significar un posible resurgimiento de la guerra en la región. Una guerra que no debería estar determinada por los acuerdos de Minsk, sino que debe liberar más y más territorios hacia el oeste y golpear el poder de los oligarcas. Nuestro ataque, junto con las acciones de otros camaradas, ha sido una contribución al antifascismo organizado y militante.

Hoy en día, donde sea que resurja el movimiento político de extrema derecha / fascista, el movimiento antifascista debe estar en alerta máxima. Eventos como el rally de “Macedonia” en Thessaloniki deben ser una señal de alarma. La participación masiva en un mitin nacionalista, ataques a la Escuela Social Libre y ocupación de Libertatia [espacios de movimiento en Atenas atacados el 24 de enero], tolerancia y afinidad entre la policía y los grupos fascistas, la aparición del General Frangou como orador central, orgánico unidad de iglesia / extremista / fugitivo / fascista, no permita la complacencia. No tanto por las capacidades operativas de esta alianza, sino por el intento de formar un polo político de extrema derecha / fascista. Porque la experiencia de Ucrania nos muestra que para el capital, el fascismo siempre será una reserva valiosa. Hoy el movimiento antifascista debe organizarse. Verdaderamente, a largo plazo, y en contra de la deificación (o no) subyacente de amenazas huecas espontáneas y la arrogancia, la precariedad y la falta de estrategia. Para aprender de los errores del movimiento antes de 2013 en Ucrania y para equiparse políticamente y materialmente. Establecer organizaciones de combate capaces de soportar las cargas políticas y militares que les correspondan. Para las próximas batallas, el aplastamiento del fascismo y el sistema que lo da a luz: el capitalismo.

Abajo con el gobierno neoliberal / nazi de Kiev!

hBUkMPXl2mE

 


							

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *