Entrevista sobre Donbass al corresponsal de la agencia Sputnik Italia, Eliseo Bertolasi

“…Zelensky después de asumir el cargo podría haber ordenado a sus fuerzas armadas que dejaran de disparar, pero no lo hizo. Deberíamos entender la razón de esta elección: o Zelensky no comanda completamente a los líderes militares o porque a su vez tiene que ejecutar órdenes externas.”

La elección en la segunda vuelta del presidente ucraniano Volodymir Zelensky en abril pasado aumentó las esperanzas de nuevas conversaciones internacionales de paz en el Donbass. Se han lanzado algunas señales diplomáticas tímidas desde Kiev a la dirección de Moscú, pero la imagen de esta región sigue siendo confusa y la guerra continúa. Hicimos balance con Eliseo Bertolasi, dos grados, uno en idiomas y literatura rusa, el otro en antropología, así como un doctorado en antropología contemporánea. Desde el comienzo de la guerra civil en Ucrania, ha estado siguiendo los eventos de esta crisis tratando de combinar el aspecto de un experto ruso y un antropólogo con el de un periodista en el campo, es corresponsal de la agencia Sputnik Italia.

 

 

 

 

 

*Andrea Colandrea / Corriere del Ticino (www.cdt.ch)

El recién elegido presidente ucraniano, Zelensky, tiene la intención de organizar una cumbre internacional con Francia, Alemania, Gran Bretaña y los EE. UU. Por un lado y Rusia por el otro para detener la guerra en el Donbass (y resolver el problema de Crimea). En primer lugar, ¿cuál es la situación en el frente en este momento?

Actualmente la situación en el frente no ha cambiado, aunque la guerra continúa a baja intensidad. Disparos de francotiradores, morteros son frecuentes en las aldeas ubicadas cerca de la línea fronteriza. De hecho, en las últimas semanas la lucha se ha intensificado. El pueblo ucraniano desea desesperadamente la paz, así como la población de las dos repúblicas populares de Donetsk y Lugansk. El pueblo ucraniano votó por Zelensky porque, al menos durante la campaña electoral, era el candidato menos favorable a la guerra. De hecho, los votantes ucranianos rechazaron la presidencia de guerra de Poroshenko al recompensar a Zelensky con una victoria aplastante.

Sin embargo, Zelensky, después de asumir el cargo, podría haber ordenado a sus fuerzas armadas que dejaran de disparar, pero no lo hizo. Deberíamos entender la razón de esta elección: o Zelensky no comanda completamente a los líderes militares, o porque a su vez tiene que ejecutar órdenes externas. No olvidemos que Kurt Volker, el representante de los Estados Unidos en Ucrania, felicitándolo por la victoria, dijo: “Continuaremos apoyando los esfuerzos de Ucrania para restaurar la integridad territorial y rechazar la agresión”, o simplemente porque “debe cambiar todo para no cambiar nada” y se está alineando con las posiciones anteriores de Poroshenko. Pronto lo veremos, pero espero que el nuevo presidente pueda emprender un camino de paz para su pueblo lo antes posible.

¿Por qué, políticamente hablando, Ucrania no quiere mantener conversaciones directas con los rebeldes pro-rusos Donetsk y Lugansk?

No quiere tener contacto directo con las dos repúblicas populares porque admitiría implícitamente que reconoce su existencia. De manera muy realista, no entiendo cómo se puede lidiar con un tema complejo y delicado, como la resolución de un conflicto y, al mismo tiempo, no sentarse en la mesa con la otra contraparte, cuando en cambio habría docenas de puntos que necesariamente se evaluarían juntos.

En palabras recientes de la Ministra de Relaciones Exteriores de Donetsk, Natalia Nikonorova, las dos entidades territoriales separatistas no reconocidas, afirman el cumplimiento de los tratados de Minsk y la posición del Consejo de Seguridad de la ONU. ¿Qué se espera en particular?

En primer lugar, se prevé la concesión de un estatus especial para las dos repúblicas secesionistas, pero este es el punto crucial; Para hacer esto, el gobierno ucraniano debería intervenir en la Constitución y evaluar un tipo de orden federativo. ¿Pero puedes permitírtelo? El núcleo duro de los nacionalistas radicales, aboga Maidan, ¿lo dejarían hacerlo? En mi opinión, la pregunta crucial que subyace a la crisis ucraniana y la guerra civil, una pregunta que nadie en Occidente tiene el coraje de admitir, es que la facción que tomó el poder en Ucrania durante el golpe de febrero de 2014 es estructuralmente incapaz de negociación un compromiso del tipo prefigurado por los acuerdos de Minsk con aquellos que considera sus enemigos más irreductibles: el pro-ruso del Donbass. De hecho, cualquier concesión a la población “secesionista” de las dos Repúblicas, por el poder de Kiev, socavaría todo el aparato ideológico que justifica y garantiza su existencia. Pre-Maidan Ucrania, en mi opinión, ahora pertenece al pasado, fue asesinado por el mismo levantamiento de Maidan.

Pero la oficina del fiscal general de Ucrania acusó a Natalia Nikonorova de organizar un grupo terrorista. Que piensas

Me parece otra provocación más. Es paradójico, en mi opinión, acusar al ministro Nikonorova, que sigue el DNR en los acuerdos de Minsk, por terrorismo en particular. En mi opinión, esta es otra acción de Kiev para socavar las conversaciones de paz. Los dos centros representativos de DNR en Italia ya han expresado cercanía con Natalia Nikonorova.

La ministra degli esteri della Repubblica popolare di Donetsk, Natalia Nikonorova.
Ministra de Asuntos Exteriores de la República Popular de Donetsk, Natalia Nikonorova.

La UE está alineada de manera compacta con Ucrania, que está señalando con el dedo la interferencia rusa en su hogar. Sin embargo, las relaciones comerciales continúan existiendo entre los dos estados y los tratados importantes siguen vigentes.

¡Es inevitable! Estamos hablando de dos pueblos hermanos, no es la primera vez que uso esta expresión. Ucranianos y rusos están unidos por siglos de historia en común. Son pueblos eslavos orientales, comparten la misma base lingüística, religión, cultura, las afinidades son muchas.

Las posiciones de la UE son paradójicas, por decir lo menos. La llamada “interferencia rusa” corresponde a datos demográficos. Los rusos étnicos en Ucrania, me refiero a los datos antes del levantamiento de Maidan, son aproximadamente una quinta parte de la población del país. No es ‘interferencia’, los rusos en el territorio de la Ucrania actual han estado viviendo allí durante décadas, si no durante siglos, en relación con algunos territorios. Los burócratas de la UE, espero de buena fe, omitan esta información. Sobre todo, esta deficiencia les hace olvidar que hasta 1991 Rusia y Ucrania formaban parte del mismo país, la URSS. También es extraño que no se den cuenta de su interferencia: Occidente, apoyando la revuelta de Maidan, ha hecho todo lo posible para crear una “no Rusia”, un antagonista de habla rusa, en las fronteras de Rusia.

¿Qué preguntan exactamente las dos entidades territoriales pro-rusas en el Donbass?

¡Piden paz, por supuesto! La guerra comenzó en abril de 2014, hace más de cinco años. Hay niños nacidos en tiempos de guerra que nunca han conocido la paz. Sin embargo, en la región quieren una paz que no sea sumisión al gobierno de Kiev. DNR y LNR en estos cinco años, además de aprender a sobrevivir en las condiciones de “bloqueo” impuestas por Kiev, ahora se han convertido en entidades estatales, de hecho, social, económica y completamente independientes de Ucrania. Ucrania y las dos repúblicas ahora se mueven en posiciones divergentes. Si Kiev quiere unirse a la OTAN, en la UE, con todas las consecuencias que sobrevendrán, muy libre de hacerlo. Las dos repúblicas no! Quieren mantenerse firmes en su tradición, su historia, seguir hablando ruso, su lengua materna, el idioma con el que las madres enseñan a hablar con sus hijos. La mayoría de la población de Donbass es de etnia rusa. Estas personas se sienten ucranianas en la medida en que, la Unión Soviética cayó, una mañana se despertaron y supieron que se habían convertido en ciudadanos de un nuevo país, Ucrania surgió de las cenizas de la URSS. Esta población es una parte integral del llamado Russkij mir (mundo ruso). En términos prácticos, más allá de eso, no hay familia en la región que no tenga parientes en Rusia. ¡Intentemos ser realistas! ¿Cómo es posible, desde el punto de vista de la identidad, que esta población pueda aceptar el nivel de rusofobia expresado por el actual gobierno de Kiev, contra ellos mismos y contra sus familiares que viven en Rusia? Por ejemplo, imagine la entrada de Ucrania en la OTAN y el posible despliegue de misiles atómicos estadounidenses dirigidos a Rusia. ¿Cómo reaccionarían los que tienen parientes en Rusia? En definitiva, poner en juego el sentido común: pero si el gobierno ucraniano pretende convertir al país en una colonia estadounidense, objetivamente, ¿dónde hay más lazos culturales e históricos? Con rusia? ¿O con Estados Unidos a miles de millas de distancia geográfica y culturalmente a años luz?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *