Impresiones del fotógrafo de prensa inglés Dean O’Brien sobre Donetsk y el frente de guerra

“…los medios británicos han“ inventado ”una fórmula simple para informar sobre este conflicto y que se puede describir en dos palabras: “silencio completo”. Incluso la información que se da en los medios está sesgada y saturada de rusofobia.”

*Novorosinform (novorosinform.org)

A mediados de mayo, el fotógrafo de prensa inglés Dean O’Brien visitó la República Popular de Donetsk (RPD). El corresponsal de la IA “Novorossiya” le pidió que compartiera sus impresiones sobre su estancia en la ciudad de Donetsk, así como su visita a la línea del frente.

“La guerra en Donbass ha estado ocurriendo durante el quinto año, pero los medios británicos han“ inventado ”una fórmula simple para informar sobre este conflicto, que se puede describir en dos palabras: “silencio completo”. Incluso la información que se da en los medios está sesgada y saturada de rusofobia.

Esta es la razón principal de mi llegada. Intento explicar a mis compatriotas, a quienes se les dice que no hay guerra en el Donbass, lo que realmente está sucediendo aquí.

Hay una guerra en Europa, y en uno de los estados europeos más importantes, la gente ni siquiera tiene ni idea de ello. Además, cuando les muestro fotos de Slavyansk, Kramatorsk y Mariupol, no me creen, no quieren creerme. Cuando estaba haciendo informes de estas áreas, pensé que también debería hacer un informe de Donetsk, pero eso sería un problema para mí. No podría haber vuelto a Ucrania. Mucha gente me advirtió antes del viaje: tan pronto como vaya a Donetsk y publique algo, al regresar a Ucrania, en el mejor de los casos, será deportado de inmediato a Inglaterra.

Hace un año, en el aniversario de los sangrientos eventos en la Casa de Sindicatos de Odessa, estuve en Mariupol. Las madres llevaban flores para conmemorar a las víctimas de esta tragedia. Y cuando los nazis comenzaron a dispersarlos, ¿qué estaba haciendo la policía en este momento? Pasando el rato y fumado junto con los nazis. Y esta es la Ucrania moderna, que se considera un estado europeo …

Me fue difícil trabajar como fotoperiodista en un entorno así, aunque solo fotografié la vida cotidiana: personas en las calles, nada que pueda considerarse un “secreto de estado”. Y sin embargo, a cada paso, la policía trató de impedirme. Seguí la situación en el Donbass, vi fotos de Igor Ivanov y las que se publicaron en su sitio web y decid ir. Y no me arrepiento de haberlo hecho.

Lo primero que me gustó mucho fue el propio Donetsk. La adorable arquitectura soviética, calles muy limpias y bien cuidadas, que podrían sorprender, porque de alguna manera hay una guerra. La infraestructura funciona normalmente, la gente va a trabajar, incluso diría que Donetsk es mejor que en Kiev. Además, todas las condiciones eran apropiadas para continuar mi trabajo. Recibí todos los documentos necesarios (acreditación) sin problemas, nadie me impidió hacerlo. Nadie me dijo “debes mostrar esto y aquello”, a diferencia de Ucrania, donde hay un control total en cada paso. Como saben, Inglaterra apoya activamente a Ucrania, pero nadie tuvo quejas en mi contra, sabiendo que yo era inglés. Todos entendieron que no fue mi culpa y que quiero decir la verdad.

En Donetsk, asistí a los desfiles con motivo del 9 y 11 de mayo, hablé con la gente en la feria, en un café, así como con los soldados en el frente, y nada me molestó. Lo único que lamento mucho es que ya no puedo quedarme aquí. Durante las celebraciones noté que los residentes de Donetsk aman mucho su tierra y su República. Están orgullosos de ella y de su patriotismo. También veo que valoran a su gobierno, por supuesto todavía hay muchos problemas, pero todo lleva su tiempo, solo han pasado cinco años, eso es muy poco.

Sin lugar a dudas, sobre todo recordaré el viaje a la línea del frente, a Yasinovataya, donde me encontré con un soldado de la 9ª compañía del Ministerio de Asuntos Internos de la RPD. Esta es una experiencia completamente nueva. No soy un soldado y no tenía idea de lo que me esperara, pero entendí la gravedad de la situación en el momento en que me puse un chaleco y un casco. Entonces pensé: “¡Dios mío, todo esto está sucediendo en la realidad!”. Para mayor claridad vine aquí no solo para mostrar el “lado brillante” de la vida: los cafés, la gente en las calles. De hecho, este territorio está lleno de contrastes y su lado oscuro, también tuve que ver la guerra.

Como dije, siento irme, pero tengo que volver con mi familia. Intentaré volver por más tiempo, tal vez otro mes. Después de regresar a Inglaterra, a través de mi blog, le contaré a la gente lo que realmente está sucediendo aquí y cómo la gente sobrevive durante una guerra de la que mucha gente no sabe nada”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *